Comentario del mes

Agosto

Ahora que se termina el verano y regresamos a la vida cotidiana, solemos caer en el error de tratar de darle a nuestra Mascota toda la atención que no le dimos durante nuestras vacaciones. Porque se ha quedado en el pueblo con los abuelos o en un centro canino. Realmente tenemos que pensar que para el también han sido unas merecidas vacaciones. Seguro que le ha sentado bien el cambio de rutina, alguna golosina de más o simplemente el juego con otros perros desconocidos.

Si ha tenido sus necesidades primarias cubiertas, territorio propio y comida, es seguro que ha estado bien. Dándole más importancia de la cuenta al reencuentro solo podemos generar inseguridad en el Perro. Salvando la distancia, sería como la reacción de unos padres hacia el hijo que regresa del campamento.

La solución es muy sencilla, solo tenemos que comportarnos como si las vacaciones fueran algo normal. Si lo hacemos bien, podremos dejarlo tranquilamente en el centro canino para salir algún fin de semana con la seguridad de que nuestro Perro se encuentra perfectamente.

No nos olvidemos que es el Perro el que ha de acostumbrarse a nuestra forma de vida, no nosotros a la suya.
Educado es aquel Perro que dentro del núcleo familiar no altera nuestro bienestar y costumbres sociales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies